Casa frente al río


Esta pequeña residencia ubicada a orillas del río Blanco, a cinco millas del Monte Rainier (Estados Unidos) se mezcla silenciosamente con el bosque circundante.
Un patio de entrada sirve como espacio de transición del exterior al interior, y hace que los rebaños de alces mantengan cierta distancia con la casa.
Una chimenea revestida de acero separa la sala de estar de un patio exterior cubierto.
La huella del edificio fue lo más compacta posible para minimizar el impacto en el entorno natural. La residencia resume el movimiento de la vida doméstica cotidiana inmersa en un intenso paisaje natural que se convierte en el verdadero protagonista del proyecto.