Ex Banco de Londres - Clorindo Testa + SEPRA


El edificio del ex Banco de Londres y América del Sur, actual Casa Central Banco Hipotecario S.A, fue diseñado en el año 1960 por el estudio SEPRA y el arq. Clorindo Testa. 
Por su original y audaz planteo estructural, plástico y funcional, que modifica conceptos aparentemente inamovibles para un banco al momento de ser proyectado, es una de las obras más trascendentes de la arquitectura moderna argentina.

Sitio: En una esquina del microcentro de Buenos Aires, en plena zona bancaria, sobre dos calles angostas.
El edificio: El edificio es un prisma rectangular de 26 metros de altura. Está resuelto en tres subsuelos y seis niveles superiores, los dos primeros destinados a atención al cliente y el resto a uso interno.
Concepto espacial: La intención del proyecto fue generar una continuidad entre el interior y el espacio urbano, una gran plaza cubierta, un volumen virtual dentro del cual viviera el organismo viviente banco. La modulación estructural se aparta del sistema ortodoxo, lo que da como resultado una conformación morfológica de gran audacia, inédita en este tipo de edificios. Los componentes estructurales son: la losa que conforma el techo (un emparrillado de vigas perpendiculares entre sí), las columnas y tabiques en los muros divisorios, y los elementos verticales que se levantan en el exterior, que dan carácter a todo el conjunto con su fuerza expresiva y protegen además del sol. El núcleo circulatorio vertical (escalera y ascensores), cumple a la vez función estructural.
Calidad espacial: El espacio, semejante a una “carceri piranésica”, es múltiple, complejo, infinito, sorprendente, sugestivo, cautivante, dinámico. Permite visuales cruzadas en todas las direcciones. La luz entra tamizada por las pantallas perforadas iluminando las superficies de hormigón visto de impecable terminación.
Los tres niveles inferiores surgen del suelo y se proyectan al espacio interior como voladizos. Los tres niveles superiores están suspendidos del techo principal mediante tensores de acero para lograr libertad espacial. La escalera y ascensores se resuelven como una pieza escultórica de gran dinamismo y fuerte presencia en el espacio.
Fachada: Rodeado por el Banco de la Nación Argentina, obra de Bustillo de 1940 y otros edificios de envolvente muraria opaca y pesada, el Banco de Londres recompone las líneas municipales de ambas calles con una pantalla de hormigón a la vista modelado artesanalmente, con encofrados tratados en curvas, dentados y perforados, con gran calidad de terminación, con numerosos recortes geométricos que enmarcan la ciudad. Detrás de este esqueleto exterior corre una piel de vidrio transparente. En la esquina se discontinúa la pantalla de hormigón y la carpintería vidriada se retrasa para generar el acceso, enfatizado por una pantalla de hormigón suspendida que limita el espacio y las visuales. La escala del edificio, sus alturas, la prolongación de algunas líneas, los ritmos y el color, logran establecer un sutil diálogo con los edificios academicistas vecinos.

fuente: www.modernabuenosaires.org