Laboratorio de genética - Universidad de Alcalá


Héctor Fernández Elorza es la oficina dirigida por el arquitecto homónimo en España y son quienes estuvieron a cargo de la construcción del Laboratorio de Biología Celular y Genética en la misma Facultad de la Universidad de Alcalá, en Alcalá de Henares.
El proyecto surge como una ampliación del edificio preexistente de la facultad, surgiendo como necesidad el atender nuevos espacios requeridos para el correcto funcionamiento académico/investigativo. El edificio antiguo, construido en la primera mitad del S.XX, se encuentra más bien deteriorado al ser originalmente un aeródromo con fines militares, y al haber atravesado por una serie de intervenciones menores a lo largo de las últimas décadas.
El edificio, como se puede observar en el croquis, posee una condición longitudinal que sin embargo traza el sentido norte-sur con una amplia zona de jardines en lo que sería su lado oeste. En el interés por mantener sus fachadas más extensas y la estructura original es que el proyecto se desenvuelve en una nueva planta sobre las ya existentes y una nueva crujía hacia el oeste.
El espacio entonces se puede reorganizar, las salas dedicadas a la docencia e investigación se redistribuyen al momento de añadir un nuevo elemento, separado del edificio original, aunque conectado mediante puentes que permiten ventilación y otorgan diferentes condiciones lumínicas.
Desde el punto de vista estructural, en su condición primitiva, el edificio antiguo y su construcción en hormigón, es reforzado con estructuras metálicas que en el cielo dejan un espacio suficiente para instalaciones a la vista. La nueva planta, por su parte, es construida totalmente en estructura metálica, mientras que el nuevo edificio se construye en gran parte en hormigón.
“La fachada oeste del edificio primitivo, la única que se modifica, se transforma en una fachada de policarbonato que permite iluminar de manera homogénea los pasillos del edificio. El resto de las fachadas de la tercera planta ampliada se cierran en un acabado de enfoscado negro y deploye sin huecos sobre sus paramentos gracias a los lucernarios que permiten iluminar este tercer nivel por la cubierta.”
La utilización de variados materiales y su conjugación son los que otorgan diferentes cualidades espaciales, lumínicas y por tanto ambientales a este proyecto. El interior se transforma en un espacio de una estética higienista, que sin embargo, y gracias a ciertos elementos traslúcidos, permite un juego perceptivo en su recorrer. De este modo nos encontramos con imágenes en las que la gran explanada de jardines se encuentra dentro del primer nivel que visualmente está conectado.

fuente: www.disup.com