Burdeos re-visitado




CORTINAS, ALFOMBRAS Y TEJIDOS PARA MOLDEAR EL ESPÍRITU DE UN ESPACIO.
El espacio doméstico se compone de muchos elementos. Uno de ellos son las cortinas, tan etéreas como importantes para la percepción y el uso del espacio. La Casa en Burdeos, diseñada por OMA en Burdeos, es un ejemplo de esto. Un edificio concebido por una de las oficinas de arquitectura contemporánea más importantes adquirió su carácter gracias a la colaboración con Petra Blaisse y su diseño textil. Quince años después del diseño original, los propietarios recordaron a Blaisse que revisara los espacios y reevaluara sus cualidades. "Bordeaux Revisited" (Burdeos re-visitado), un cortometraje de Lucas Bacle, explica lo que surgió de la nueva evaluación.
La concepción particular de la casa, en términos de volúmenes y formas, es muy conocida. El edificio es un ícono arquitectónico contemporáneo, y por esta razón se ha observado y descrito de varias maneras, algunas elogiosas, otras realistas e incluso irónicas.

La casa se compone de tres volúmenes apilados con diferentes características distintivas, por lo que los nuevos diseños textiles cambian en cada piso. La planta baja está hundida en el paisaje y tiene un patio interior, frente a la residencia del cuidador, y una casa de huéspedes. Aquí, en el interior, el grupo de Petra Blaisse, introdujo una cortina de seda marrón y plateada de doble capa, que mejora la calidad de la luz cuando está cerrada.
El piso intermedio es el más transparente, con una enorme fachada de cristal. La cortina es la herramienta con la que los habitantes controlan la luz que ingresa al interior y seleccionan las vistas del exterior. Una cortina de algodón blanco con una hendidura horizontal refleja la luz brillante del sur de Francia hacia afuera y la difunde hacia adentro. Una ventana circular colocada estratégicamente permite al propietario elegir las vistas al jardín, el patio y la ciudad mientras se desplaza por el espacio. El exterior de la fachada sur está habitada por una red gris que filtra la vista y la luz del sol y crea un espacio extra en la terraza.
El piso superior es semitransparente, cubierto en ambos lados por una gran fachada perforada con ojos de buey que iluminan los dormitorios: nuevamente, las cortinas son las que responden a las condiciones arquitectónicas específicas y crean diferentes ambientes. Parches de laca blanca, forrados con piel sintética dorada que flota en un lienzo de voile blanco, cubren las ventanas y reflejan suavemente un brillo dorado en la pared interior. Una hendidura horizontal en las cortinas de laca de color azul claro y gris ofrece una vista delicada hacia el exterior mientras que la penetrante luz del día rebota sobre la superficie reflectante de dicha cortina.
El elemento que conecta los tres volúmenes es el impresionante elevador hidráulico que actúa como una 'sala' en movimiento a través de la casa. Una alfombra de lana roja brillante acentúa la presencia de esta habitación: parte de ella cubre la plataforma mientras que el resto se extiende a través de la sala de estar. Sólo se revela en forma "completa" cuando el elevador está en el nivel de dicha sala.

El cortometraje de Lucas Bacle se centra en cortinas, alfombras y telas, presentando las imágenes y sonidos de esos textiles a través del marco general, así como los detalles. Cada pieza textil individual es fundamental para crear el espíritu del espacio y adaptarlo al estilo de vida y el gusto de los habitantes.

Texto: Paola Ricco - www.architectureplayer.com