520 West 28th - Zaha Hadid


Zaha Hadid brillará póstuma en Nueva York. Uno de los últimos edificios que diseñó antes de morir, el 520 West 28th, se ha inaugurado recientemente.
El condominio de 11 pisos desafía la tradicional característica rectangular y vertical de Nueva York. Con estructura horizontal, cada uno de los 39 departamentos de lujo emplazados en la calle 28 es diferente.
La arquitecta afirmó al New York Times en 2015 que su diseño fue un intento de evocar la dinámica urbana del barrio de Chelsea, la zona de las galerías de arte y la nueva sede del Museo Whitney.
“Las múltiples capas y tipos de vías públicas que hay entre la calle 28 y el High Line se reflejan en los diferentes pisos del edificio y, a su vez, en la trama de la fachada de vidrio”, sentenció la arquitecta, quien obtuvo el Premio Pritzker en 2004.
Su lenguaje contemporáneo y elegante se extiende a los interiores del edificio. Para ellos creó cocinas y baños curvilíneos. Zaha compitió contra otros conocidos estudios para diseñar el proyecto y ganó con su visión optimista del futuro. Los espacios son arriesgados, modernos y aprovechan las curvas, que son difícil de imponer en el sector inmobiliario. Son costosas de hacer y complicadas de vender a los compradores.
Además de su diseño inusual, los departamentos de Hadid son verdaderas casas inteligentes con estacionamientos y bodegas subterráneas automáticas.
El edificio cuenta además con una sala de cine IMAX privada, una piscina, un gimnasio, un spa, 15 nuevas galerías de arte cercanas y una terraza junto al High Line, que permitirá a los residentes disfrutar del parque y, al mismo tiempo, resguardar la privacidad y exclusividad. Lo mismo ocurre con los baños, que tienen un vidrio electrónico, en el que una especie de escarcha aparece sobre el mismo luego de apretar un botón.

fuente: culto.latercera.com