Sucre 4444 - Esteban Tannenbaum


Este edificio de vivienda se encuentra en un terreno de 17.50m x 42m en el barrio de Villa Urquiza (Ciudad de Buenos Aires), en una zona residencial de baja densidad donde conviven casas y pequeños edificios, estos últimos están tomando cada vez más importancia y cambiando el perfil urbano, teniendo en cuenta esta situación y la existencia de un gran árbol que se adentra en el lote se tomó la decisión de retirar el edificio tres metros de la línea municipal, disminuyendo así el impacto en la cuadra.
La construcción se organiza en dos bloques de cuatro pisos cada uno liberando la planta baja. El bloque del frente alberga ocho departamentos de tres ambientes y el bloque de atrás ocho departamentos de dos ambientes, ambos están unidos por un sistema de circulación a cielo abierto, conformando a su vez dos patios hacia donde se orientan todos los dormitorios del proyecto.
La estrategia estructural fue no evidenciar los elementos verticales, colocando columnas en las medianeras y en el centro del lote, en coincidencia con los tabiques divisorios entre unidades. Las vigas paralelas a la línea municipal toman los saltos entre losas bajas y altas configurando la organización de cada ambiente. Esto se ve exacerbado por la decisión de dejar el hormigón visto en todo el proyecto.
Todas las vigas son de 45cm. de altura y las losas toman el nivel superior en los estares y dormitorios y el nivel inferior en los locales húmedos, balcones, halles y circulaciones. Esto permitió reducir las alturas de carpinterías de aluminio y de madera a 2.25m, las mismas fueron confeccionadas a medida para la obra y resuelven los detalles de terminación de los interiores.
La planta de los departamentos tiene una organización tradicional, con un hall de acceso que distribuye a los diferentes programas. Los lavaderos poseen ventilación natural hacia las circulaciones semicubiertas. El gran ambiente estar comedor cocina limita con la expansión semicubierta sobre su lado largo, generando una continuidad espacial y funcional entre ambos, los solados exteriores se resuelven con piezas premoldeadas de hormigón colocadas de forma suspendida para permitir el escurrimiento libre, respetando así el mismo nivel de piso terminado entre interior y exterior.
Las fachadas interiores a los patios se materializan mediante tabiques de hormigón visto de tablas, vigas de hormigón y postigos ciegos plegadizos como sistema de oscurecimiento de las ventanas de los dormitorios.
La fachada principal está compuesta por dos sistemas: las vigas de hormigón visto y los postigos plegadizos de chapa perforada. Este último le da un carácter uniforme al edificio pero en constante movimiento.

fuente: www.esteban-tannenbaum.com.ar