Casa en Ventanilla (Lima)




En un asentamiento humano en el distrito de Ventanilla, en Lima (Perú), una de las zonas más pobres de la ciudad donde las personas aún no cuentan con servicios básicos como vías, iluminación en las calles y transporte público, el equipo de LLATAS trabajó en un proyecto de vivienda social para una familia.

Al llegar al lugar, se encontraron con la infraestructura en la que vivían: una casa realizada por partes, con diferentes materiales como esteras, triplay (fenólicos), planchas de madera y plástico. El interior era totalmente oscuro y no contaba con ventanas. El techo estaba parchado con diferentes planchas onduladas, con filtraciones de agua debido a su mala instalación, siendo esto un grave problema en el invierno. En definitiva, un modelo de auto-construcción que se repite en cientos y cientos de casos en éste y en tantos otros asentamientos.
Al comenzar las tareas, lo primero que se realizó fue remover los materiales existentes, que luego fueron vendidos para generar un ingreso extra para la familia. 
Luego se ejecutó el proyecto en un proceso que duró tan sólo 25 días. Fue un trabajo en conversación con la familia, donde previo a la construcción, ellos pudieron ver los planos y maqueta de la casa, viendo así cómo sería su futuro hogar. Uno de los requerimientos importantes por parte de los clientes fue mantener el árbol en la entrada, debido a las pocas áreas verdes existentes en el lugar. La nueva vivienda cuenta con un área de 42 m² y se desarrolló con mamparas que se abren a una terraza orientada hacia el Oeste, permitiendo así el ingreso de aire fresco. Se diseñaron dos teatinas en la parte superior de la casa, que por inyección, permiten que el aire caliente suba y la vivienda se pueda ventilar adecuadamente durante el verano. Estas teatinas están orientadas hacia el norte, para brindar también una iluminación difusa durante todo el día, generando ahorros en el gasto eléctrico.  
En la última etapa, se realizó una convocatoria por intermedio de la Fundación Marte, en la que se solicitó donaciones de equipamiento y otros elementos como la cama, la cocina, las ollas, sillas, mesas, colchas, licuadora, etc. que pudieran ayudar a equipar la vivienda.

Durante años, LLATAS ha estado investigando la forma de mejorar la calidad de vida de las personas con diseño, a bajo coste y más aún en los asentamientos humanos, donde se hace muy difícil llegar. De esta y muchas otras experiencias, se puede afirmar que la arquitectura es para todos y que con poco se puede hacer realmente mucho.