La ciudad imaginaria


La Ciudad Imaginaria. Historia de La Ciudad Imaginaria en Vimeo.
Ciudad Meridiana es el barrio más periférico del distrito de Nou Barris, al norte de Barcelona. Un claro ejemplo del urbanismo especulativo predemocrático.
Su construcción fue una herida en la sierra de Collserola, implantando un conjunto de grandes bloques de viviendas en unos terrenos de altas pendientes desestimados previamente para hacer un cementerio por ser demasiado húmedos.
Este tipo de intervenciones urbanísticas, llevadas a cabo desde los años 50 para responder a la alta demanda social de vivienda por parte de masas trabajadoras, tienden a localizarse en las periferias de las ciudades, en terrenos que por su ubicación y por sus condiciones tenían un precio bajo en el mercado del suelo, pero precisaban un inversión elevada para poder transformarlo en urbanísticamente aceptables. La mayoría de estos barrios satélite están totalmente desvinculados de la trama urbana y marginados de los principales núcleos de servicios de la ciudad.
Ciudad Meridiana es, en cierta manera, una isla ubicada entre grandes infraestructuras viarias y ferroviarias, permitiendo el acceso al barrio por un único punto. Con un gran esfuerzo de lucha vecinal y a lo largo de muchos años se han conseguido equipamientos que mejoran la habitabilidad: las escaleras mecánicas y los ascensores o la llegada del metro son ejemplos destacables. Pero el perfil del terreno, con sus pendientes, ha condicionado negativamente toda la estructura urbanística impidiendo la creación de espacios de relación capaces de generar vida social.
Espacio es el primero de los conceptos a exponer para poder estudiar y entender la ciudad. Lo relacionamos directamente con la arquitectura, dejando a un lado el análisis más visual, artístico y compositivo de la misma y quedándonos con su capacidad de articular el espacio que habitamos.
La arquitectura estructura el sistema de espacios en el que vivimos e interviene directamente en nuestra vida social, es capaz de crear las condiciones para generar patrones de movimiento. En este sentido, la arquitectura impregna nuestra vida cotidiana de un modo intenso, interviene en el orden de las relaciones entre las personas. Los edificios son incomparables en la capacidad que poseen de crear y ordenar los volúmenes vacíos del espacio resultante de las construcciones.
La Ciudad Imaginaria nace de querer entender los espacios existentes en la periferia como espacios fuera del flujo de la ciudad contemporánea. Unos espacios suspendidos en un tiempo indeciso; entre el pasado, presente y futuro.
Espacios con potencialidad de imaginar posibilidades, que representan una nueva oportunidad para mirar hacia atrás y para mirar hacia delante. El proyecto pretende traducir y codificar el espacio físico para enfrentarlo con el de los sentimientos.
Es un proyecto documental transmedia compuesto de tres partes: un libro fotográfico, un documental histórico y un espacio web donde se alojan una serie de conversaciones con protagonistas y agentes involucrados en la cuestión de lo urbano y así comprender los efectos de construir. De quién y cómo lo hace y de este modo visibilizar y cuestionar mecanismos del poder.

fuente: www.paisajetransversal.org

más información en: www.laciudadimaginaria.com